SOPA EN AMARILLO DE ALMEJAS Y BOQUERONES

SOPA EN AMARILLO DE ALMEJAS Y BOQUERONES


00 de 5 estrellas (basado en 0 valoraciones)

Ingredientes

250 g Almejas
400 g Boquerón
200 g rebanadas gruesas de pan
1.5 l agua
1 pizca azafran, en su defecto, colorante
4 dientes ajo
50 ml aceite oliva virgen extra
3 ramitas perejil
1 cucharita pimienta negra molida

Una de las sopas de pescadores más popular del recetario malagueño,sobre todo entre las gentes más humildes de la época, cuando las almejas y boquerones eran productos casi desprestigiados que apenas costaban nada.

Hoy en día esto ha cambiado completamente no tanto para el boquerón, aunque también se dispara su precio especialmente si es malagueño, pero con la almeja podríamos decir que hoy en dia es casi el marisco más caro del mundo si vemos la proporcionalidad entre lo que vale el kilo y el animalito que  queda al desechar su cáscara.

Instrucciones

  • Poner en una olla el agua a calentar y llevarla a ebullición.

  • Se enjuaban bien las almejas en agua abundante con sal para que suelten la arena, se dejan ahí mientras, limpiamos los boquerones de cabezas y espinas. Se apartan.

  • En un mortero echar los ajos, el perejil fresco, el azafrán, la pimienta en polvo con un generoso chorreón de aceite de oliva. Majar todo lo fino que se pueda.

  • En la olla se vierte todo el majaillo y bajar la ebullición del agua.

  • Agregar los boquerones y las almejas y dejar a fuego medio durante 4 minutos.

  • Pasado el tiempo de cocción de la sopa, poner  las rebanadas de pan a cada plato y servir por encima. “Poncima”, se dice en Malaga. Le va muy bien un chorreón de limón antes de comerla.

Curiosidad

A pesar de que el rey del pescaito frito es el boquerón “vitoriano” o malagueño, la sobreexplotación del caladero malacitano ha provocado la casi extinción de esta especie casi autóctona, “el engraulis encrasicolus” característico por su escama plateada y carne más blanca que los boquerones del Atlantico.

Las cifras hablan y donde antes se extraían diez mil toneladas de boquerón ahora apenas llegan a las quinientas toneladas al año, esto a pesar de las paradas biológicas de primavera y los controles para evitar las malas artes de la flota pesquera.

Por ello, la mayoría de la pesca del boquerón que se encuentra en las lonjas de Málaga la tiene comprada los restaurantes y chiringuitos de la provincia así que, lo que encontramos muchas veces en las pescaderías, son boquerones de gran calidad y frescura pero procedentes de otras zonas costeras de España como Castellón y Tarragona.